Institución

«La presencia de la Biblioteca Nacional del Perú, como institución tutelar y reservorio espiritual de la Nación, es muy significativa para todos los peruanos. Si 1821 significó para el país su independencia política, la creación, [en] ese mismo año, de la Biblioteca Nacional fue la consolidación de su autonomía espiritual» (Yohny Ramírez Núñez).

La historia de la Biblioteca Nacional del Perú se remonta al año 1568, cuando la orden jesuita fundó el Colegio Máximo de San Pablo, en la denominada Calle de Estudios. Posteriormente, en 1584, los jesuitas dan asilo al italiano Antonio Ricardo quien introduce la imprenta en Lima. Ricardo imprime el primer libro incunable en América del Sur denominado Doctrina Christiana y catecismo para instrucción de los indios y las más personas, que han de ser enseñadas en nuestra Santa Fé. 

En 1616, se fundó en el mismo local el Colegio de Caciques para indios nobles, entidad que, en 1767 cambia su nombre a «Colegio de Príncipes». En ese mismo año, los jesuitas son expulsados de las colonias españolas, y al año siguiente, la biblioteca de la Orden pasó a formar parte de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 

El 28 de agosto de 1821, a un mes de haber proclamado la independencia, el General don José de San Martín, firmó el decreto de creación de la Biblioteca Nacional definiéndola como «una de las obras emprendidas que prometen más ventajas a la causa americana» porque se le destinaba «a la ilustración universal, más poderosa que nuestros ejércitos para sostener la independencia». 

El 17 de setiembre de 1822 se inauguró la Biblioteca Nacional, que contaba con 11.256 volúmenes que procedían de la antigua biblioteca de los jesuitas y de donaciones particulares, entre ellos 600 volúmenes de propiedad del General San Martín. Como Primer Bibliotecario fue nombrado don Mariano José de Arce, clérigo arequipeño y brillante orador del Congreso Constituyente.  

El histórico local de la Av. Abancay debió enfrentar duros acontecimientos en los primeros años de funcionamiento. Es así que el ingreso de las tropas realistas a Lima, entre 1823 y 1824, ocasionó la pérdida de buena parte de la colección con la que contaba al momento de su inauguración.

Posteriormente, durante la Guerra del Pacífico, después de las batallas de San Juan y Miraflores, en febrero de 1881, tropas chilenas ocuparon los salones de la Biblioteca y muchos libros y manuscritos se consideraron botín de guerra y fueron trasladados, en parte, a ese país, y otros se vendieron en las pulperías como papel de envolver.

Firmado el Tratado de Ancón, en 1883, el presidente Miguel Iglesias llama a don Ricardo Palma, autor de las Tradiciones Peruanas, para reorganizar la Biblioteca Nacional. A través de numerosas cartas se dirigió a la intelectualidad de América y España para que donasen publicaciones a fin de recuperar el valioso patrimonio bibliográfico y documental de la institución. Por esta razón, a Palma se le conoce como el "bibliotecario mendigo". Fue director de la BNP hasta 1912, año en que fue reemplazado por Manuel González Prada. Dos años más tarde se le nombró Director Honorario.

Posteriormente, otro hecho trágico marca historia en la BNP: un incendio, ocurrido el 10 de mayo de 1943, destruyó valiosísimo material de nuestra Biblioteca que era, junto con las de México y Río de Janeiro, una de las más ilustres de América. Luego de producido el hecho, el gobierno del Dr. Manuel Prado nombró al Dr. Jorge Basadre como Director de la Biblioteca Nacional. Basadre, con una paciente labor, logró levantar a la BNP de sus cenizas y la convirtió en una institución altamente técnica. El recordado historiador tacneño emprendió la inmediata reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio principal. Creó la Escuela Nacional de Bibliotecarios en 1944 y es considerado como "El Padre de la Bibliotecología Peruana" por su contribución al desarrollo del movimiento bibliotecario en el Perú. 

En 1986, durante la gestión del librero Juan Mejía Baca, se consiguió un terreno en el distrito San Borja destinado a albergar los tesoros bibliográficos de la institución, dado que el local del centro de Lima resultaba insuficiente para atender las necesidades informativas de la población cada vez más creciente y se tornaba riesgosa la preservación y conservación del valioso patrimonio cultural bibliográfico-documental.

Los fondos para la construcción del nuevo local debieron obtenerse de un tercio de la tasa del impuesto de salida al exterior, según lo estableció un Decreto Legislativo promulgado el 31 de diciembre de 1989 y derogado en agosto de 1992. 

En abril de 1994, siendo Directora de la BNP, la Bib. Martha Fernández de López, con la participación del Consejo Nacional del Colegio de Arquitectos del Perú, se realizó la Convocatoria al Concurso Público de Anteproyectos Arquitectónicos para el nuevo local, resultando ganadora la propuesta de los arquitectos Guillermo Claux Alfaro, Francisco Vella Zardín, Walter Morales Llanos y Augusta Estremadoyro de Vella. En diciembre de ese año, se otorgó la licencia municipal de construcción y, al año siguiente, el Colegio de Arquitectos del Perú hace entrega del Proyecto Integral que consta de planos, metrados, presupuestos y especificaciones técnicas. 

La construcción de la primera etapa se inició el 22 de enero de 1996 y se paralizó en marzo de 1997 por falta de financiamiento. Siete años después, en marzo de 2004, se reinició la construcción de la obra durante la gestión, como Director de la BNP, del Dr. Sinesio López Jiménez (2001-2006) quien, asimismo, inició en agosto de 2003 la campaña nacional "Un nuevo sol para la Biblioteca Nacional del Perú", que recibió el apoyo de los medios de comunicación y creó conciencia en la población sobre la necesidad de culminar la construcción del nuevo local. 

Después de superar algunos contratiempos por los recortes de partidas presupuestarias para culminar la obra, el nuevo local de la BNP, considerado uno de los más modernos y funcionales de América Latina, fue inaugurado el 27 de marzo de 2006, en una ceremonia que contó con la asistencia del Presidente de la República, Dr. Alejandro Toledo, Ministros de Estado, autoridades de gobierno e intelectuales nacionales y extranjeros. 

El moderno local de la BNP recibió en octubre del año 2006, por voto unánime del Jurado, el Hexágono de Oro, el máximo galardón de la XII Bienal Nacional de Arquitectura, organizada por el Colegio de Arquitectos del Perú. Asimismo, obtuvo el Padis 2007 VI Premio a lo mejor del Diseño organizado por el Instituto Toulouse Loutrec. 

Posteriormente, después de diversas gestiones de la Cancillería Peruana y la propia Biblioteca Nacional del Perú, el gobierno de Chile adoptó la decisión de devolver oficialmente a la Biblioteca Nacional del Perú 3.788 libros que salieron del país durante la Guerra del Pacífico. Los libros fueron identificados de manera clara, concluyente y definitiva, entre otras medidas, por la existencia del sello de la antigua Biblioteca de Lima, que consistía en un timbre con el escudo del Perú y la leyenda "Biblioteca de Lima". 

Los libros, contenidos en 238 cajas, fueron recibidos en una ceremonia especial, efectuada el 6 de noviembre de 2007, por el Director de la Biblioteca Nacional del Perú, Dr. Hugo Neira. Entre esas publicaciones se encuentran obras de gran valor por su antigüedad y rareza, las cuales han pasado a formar parte del valioso patrimonio de la institución.

En el año 2011, durante la gestión del Dr. Ramón Mujica Pinilla se realizó el primer Inventario general de los fondos antiguos y valiosos (siglos XV-XIX), y se lanzó la Campaña “Se buscan libros perdidos de la Biblioteca Nacional del Perú. Recompensa: 30 millones de peruanos agradecidos”, que es respaldada por personalidades de la cultura nacional (Mario Vargas Llosa, Fernando de Szyszlo, Ruth Shady, Tom Zuidema, Marco Martos, entre otros) así como instituciones internacionales como Memoria del Mundo e IFLA de la UNESCO.

Del mismo modo, en dicha gestión, el Perú logró inscribir en la Memoria del Mundo de la UNESCO los incunables peruanos que son los 39 impresos más antiguos de Sudamérica, publicados en Lima entre 1584 y 1616.

El 4 de junio de 2013 se promulgó la Ley N° 30034, Ley del Sistema Nacional de Bibliotecas, que lo convierte como instrumento de gestión pública para el establecimiento de estándares de calidad, eficacia y eficiencia durante la prestación de los servicios brindados a la ciudadanía por las bibliotecas a cargo del Estado.

Por su parte, el 12 de mayo de 2017, se promulgó la Ley N° 30570, Ley General de la Biblioteca Nacional del Perú, mediante el cual se establecieron las normas básicas y los lineamientos generales para el funcionamiento de la Biblioteca Nacional del Perú. Actualmente, el Proyecto de Reglamento de la Ley N° 30570 está publicado en la página web institucional con la finalidad de que los ciudadanos remitan sus comentarios, aportes y sugerencias. Tras recibir estos aportes, el Proyecto de Reglamento será validado por el Ministerio de Cultura, para su aprobación por parte del Presidente de la República.    

La Biblioteca Nacional del Perú es el centro depositario del patrimonio cultural bibliográfico, digital, documental, fílmico, fotográfico y musical peruano, así como del capital universal que posee con la finalidad de coadyuvar al desarrollo cultural, científico y tecnológico, contribuyendo al desarrollo económico y social, y apoyando la formación de ciudadanos y asociaciones. Representa una fuente de conocimiento para toda la sociedad peruana e internacional, garantizando su integridad y facilitando su acceso a toda la ciudadanía y a las generaciones futuras.

Biblioteca Sede Lima
Biblioteca Sede Lima: Av. Abancay cuadra 4, Av. Abancay, Lima, Perú
Biblioteca Sede San Borja
Biblioteca Sede San Borja: Av. De La Poesía 160, San Borja, Perú
Av. De la Poesía 160, San Borja - Lima.
Av. Abancay 4ta. Cdra. s/n Lima 01

Central Telef.: 513-6900 - Anexo 7000

Próximas actividades

Dic
20

12.20.2017 3:00 pm - 4:00 pm

Dic
22

12.22.2017 7:00 pm - 8:00 pm

Gobierno del Perú